miércoles, 20 de agosto de 2008

No me salves solo ríete conmigo

No necesito cenas con velitas para dos. Ni caballo blanco en el que llevarme. Tampoco que me rescaten de ningún castillo. No necesito que me ofrezcan la luna, porque la tengo siempre que quiero. No quiero ramos de rosas por San Valentín, ni diamantes de los que presumir, No quiero. Ni necesito. Ni me bastaría en ninguna de mis vidas.
Ríete conmigo siempre. Y si me ves llorar, no llores tú, pero abrázame tan fuerte que tu calor me inunde completamente. Diviértete conmigo. Cocinemos juntos. Juguemos a cualquier cosa. Mírame a los ojos. Paseemos de la mano. Paremos a comprar un algodon de azucar. Sentémonos en el banco del parque de los Olivos a hablar de todo y de nada. De lo sagrado. De lo eterno. De lo superfluo. Ríete siempre conmigo. Vayamos a la playa. llevame a la feria,regalame esos peluches que me hacen reir tanto. No hagamos nada, pero estemos juntos. Hagamos fotos imposibles. Durmamos si estamos cansados. Acaríciame la cara, préstame un rato tu hombro si me ves agotada. Hazme cosquillas. Ríete. Ríete más y más conmigo. Se feliz.
No me salves. Solo sostenme con tus alas que yo te sostendré con las mías.

4 comentarios:

toro dijo...

La cosa es mandar. No la he visto más gorda. Soy el centro del mundo , todo lo hago bien y tu no te esfuerzas.

El "llévame" me ha llegado- nunca mejor dicho- al alma. Te veia tan autosuficiente y no sabes ir sola

Anónimo dijo...

Precioso. Nuel

Anónimo dijo...

Muy bueno!!!, no conocía esta faceta tuya de la escritura.

Un besazo de un amigo que nunca te olvidó...

Anónimo dijo...

me dejaste sin palabras,igual que tú. besos